martes, 24 de noviembre de 2015

Reseña: Tokio Blues - Haruki Murakami





"La muerte no se contrapone a la vida. La muerte había estado implícita en mi ser desde un principio. Y este era un hecho que, por más que lo intenté, no pude olvidar"


El protagonista principal de este libro es Toru. Era el tercer miembro de un grupo de amigos compuesto por él, Naoko y Kizuki. Kizuki un día se suicida
Entonces es cuando Naoko (que era su novia) y Toru se dan cuenta de que esa persona era la que conseguía unir el grupo, era la base sólida, era la persona que les hacía relacionarse en su triángulo, y cuando este muero se quedan desolados.
Después de un tiempo, Naoko y Toru se reencuentran e irremediablemente empiezan a estar más unidos, y aunque apenas hablan porque ambos son muy reservados, comparten el dolor por la muerte del tercer miembro del grupo.

Toru está estudiando, y conoce a su compañero de habitación, cuyo apodo es "Tropa de asalto",
y aunque es una persona un tanto extraña acaban acostumbrándose el uno al otro.

Naoko y Toru empiezan a verse más a menudo, pero Naoko no tiene intención de tener largas conversaciones con él, tan solo pasean juntos y Toru se siente a gusto con este tipo de amistad.
Pero un día conoce a Midori, una compañera de su clase que es todo lo contrario a Naoko, alegre, abierta, extrovertida...pero ella tiene novio y en ese momento Toru estaba empezando a sentir algo por Naoko.



Se me ha hecho muy difícil explicar el libro, tanto la reseña anterior como esta opinión.
Es un libro que trata de muchos temas, pero al mismo tiempo si te paras a pensar no tiene un argumento muy complicado: tres amigos, uno de ellos se suicida y los otros dos intentan rehacer su vida a partir de entonces. 
Pero ha conseguido convertirlo en una historia enrevesada, hasta el punto de hacerme plantear muchísimas cuestiones.
Voy a avisar, no es un libro juvenil, en este libro no te encontrarás amor adolescente, ni páginas con emocionantes aventuras...es una historia realista, hasta con un cierto toque depresivo y melancólico que a mi particularmente me ha gustado. Aún con ese toque del que he hablado, la historia no se me ha hecho para nada larga ni aburrida. Aún con deberes y clases de por medio seguía consiguiendo sacar un ratito para leerlo, porque aunque (como he comentado) no ocurre nada que te haga emocionarte de alegría o llorar desconsoladamente, te mantiene durante toda la lectura pendiente de la historia y de lo que ocurre con los personajes. Me ha gustado mucho como escribe el autor, es la primera vez que lo leo y mientras lo vas leyendo notas que escribe con sencillez, pero si te fijas es un estilo muy limpio y meditado. 
Trata temas como el suicidio, el sexo, la soledad, las elecciones de la vida... de muchísimos temas que se salen de lo que suelo leer habitualmente, y eso me gusta, he reflexionado en el libro junto a Watanabe y los demás personajes sobre el sentido de la vida y los he seguido por todos los caminos por los que nos quiere llevar el autor para hacernos plantear distintas cuestiones. 



Respecto al final, obviamente no voy a decir gran cosa, pero como me preguntasteis si lo entendí voy a dedicar un párrafo a comentarlo sin dar detalles.
Si no has leído el libro y prefieres obviar este párrafo de acuerdo, aunque no diré nada directamente del final. Sigamos.

 Me parece un final muy acertado, en la mayoría de reseñas u opiniones que he visto del libro, coinciden en que el final no es el adecuado...realmente yo no habría acabado con otro final, y aunque se veía venir (por lo menos yo) no creo que haya estado desacertado. Eso sí, estoy hablando de uno de los hechos con los que el autor cierra el libro, pero ha habido otro, que creo que podría haberse obviado, y me refiero al que se relaciona con el sexo. Aunque por otra parte sí, lo he comprendido.

No es un libro con trescientas ochenta y cuatro páginas lógicas, realmente han habido situaciones y reacciones de los personajes que no he alcanzado a comprender del todo, pero, ¿acaso todo lo que hace el ser humano tiene un orden y una lógica? Pues eso.

Este libro refleja (exagerándolos) los miedos, inseguridades, deseos (y un largo etcétera ) humanos.

En general, le doy una puntuación de 3,5 (aunque en el puntuador solo aparece 3)



Un beso muy grande,