Buscar en este blog

jueves, 22 de septiembre de 2016

Reseña: Emma - Jane Austen

¡He vuelto! 
Siento haber estado tanto tiempo sin escribir ninguna reseña, pero lo cierto es que creo que cuando no te apetece hacer algo...mejor no lo hagas.

Esta vez voy a reseñar un libro clásico, intentaré ante todo que no se haga muy denso. Voy a probar a hacer esta reseña separando por temas las opiniones y demás, para que se haga más ligera. 

Comencemos.




 544
Jane Austen

Emma


La historia comienza con el vacío que la institutriz de Emma deja tras casarse.
Emma es una joven rica e independiente que no precisa de un marido y que por lo tanto, ha decidido no casarse y quedarse con su padre.

Mientras tanto, Emma está convencida de que tiene una útil habilidad para hacer de celestina entre sus amistades. En sus intentos de crear relaciones viviremos las idas y venidas del amor sincero, por conveniencia, no correspondido, equivocado e incluso accidental.



¿QUÉ LIBRO DE JANE AUSTEN ME GUSTA MÁS?

Anteriormente había leído dos libros de la autora y comparándolos,
 este libro quedaría en un segundo lugar, por detrás de Orgullo y
 prejuicio pero aun así delante de Lady Susan.

ESTILO CUIDADO

Ya he dicho en muchas ocasiones que de vez en cuando me gusta leer esta clase de estilos,
 con más descripciones y palabras rimbombantes aunque no cansinas.
 En los libros de esta autora nacida en el siglo XVIII encontraremos
 una educación y un trato entre los conocidos y amistades muy 
diferente a los libros modernos y que da gusto leer.



MUCHOS APELLIDOS, POCA MEMORIA

En ocasiones me ha resultado difícil acordarme de los personajes.
Hasta casi la mitad del libro no he conseguido averiguar que apellido era de quien puesto que en pocas ocasiones saldremos del "señor y señora..." seguido del apellido inglés correspondiente.  Aunque al final logré centrarme, cosa que no me pasó con Lady Susan.


EMMA ES...NO SABRÍA DECIRTE

Muchas personas (incluso la propia Jane Austen) 
dicen que es muy difícil cogerle cariño a la protagonista. 
Es cierto que hacia el final del libro me ha desesperado un poco leerla,
 huyendo todo el tiempo del amor y pecando 
de prepotente en diversas ocasiones.

Es de esa clase de personas que 
piensan tener la verdad absoluta.
Sin embargo no me ha resultado insufrible,
 simplemente no logré congeniar pero no 
es el personaje más irritante que he leído.

Lo que si debo destacar es que la
 protagonista apenas da señales acerca
de su estado de ánimo, sentimientos, etc...

De esta manera, es muy complicado empatizar con el personaje, y 
me gusta profundizar en la personalidad de los protagonistas sabiendo
cómo piensan, pero con Emma no ha sido muy posible.


¿AMOR? ¿DÓNDE?

Yo pensaba que iba a encontrarme con una historia romántica teñida de sensibilidad similar a Orgullo y prejuicio, pero me he encontrado con una historia muy distinta. No es que la protagonista no busque el amor...es    que huye de él. Si buscas una historia romántica donde suspires con cada párrafo, definitivamente busca otra.
Ahora bien, es un libro entretenido.
Acaba siendo una historia con un toque ligero de humor en ciertos capítulos. 





DENSO...PERO LIGERO

El problema es que se hace un poco pesado en algunas partes, 
mientras que otras te las lees en un suspiro.
Hay muchos encuentros y conversaciones entre conocidos 
y amigos de la protagonista en quedadas o 
bailes que en mi opinión no eran relevantes y ralentizan la lectura.

Pese a ello ha sido bastante fácil de leer y desde la mitad 
hasta el final del libro se ha hecho muy entretenido. 
Noto la diferencia entre esta traducción y la de Edimat, 
porque la de esta última me costó más leerla.


Aunque si es cierto todo lo que he dicho acerca del vocabulario,
las descripciones y demás...debo añadir que es
 una lectura que puede entender casi todo el mundo. 
Algunas palabras se tienen que suponer por el contexto pero es como deslizarse por las palabras escritas, no necesitas frenar y pensar en lo que acaba de suceder, como sí me pasó en otros clásicos.





Presentaciones largas y descripciones físicas escuetas

Una cosa que me ha llamado la atención porque no 
se ve mucho en los libros que he leído es el enfoque
que Jane Austen nos da de las descripciones.
Nada más presentarnos a un personaje en la escena, 
nos sitúa en antecedentes y personalidad de la persona.

Nos cuenta lo que hacía antes de entrar en escena,
su familia, costumbres...
Esto resulta muy útil para hacerse un esquema mental 
de cada personaje, así entendemos y conocemos sus reacciones.

Consigue situarnos y acercarnos a un personaje
 maravillosamente, y lo más importante...
¡Casi sin describírnoslo físicamente!
Esta autora me ha dejado llevar la
 imaginación en cada personaje nuevo, 
puesto que las descripciones físicas son escasas e incluso nulas.





En conclusión, no ha sido una de mis mejores lecturas pero me ha entretenido. Me he llevado una sorpresa en cuanto a la orientación de la lectura, que ha resultado ser poco romántica y mucho menos empalagosa.  
El final me parece precipitado y no me ha gustado demasiado, pero en general la lectura ha sido agradable...le doy medio punto más por el amplio vocabulario y la cuidada manera de escribir.